lunes, enero 11, 2010

Lhasa de Sela emprende su último viaje

El pasado 1 de enero murió, en su casa de Montreal, a consecuencia de un cáncer, esta cantante canadiense, nómada, de familia mejicana y estadounidense, que llevaba por nombre el de la capital del Tíbet.
Se ha ido con el Año Nuevo. Curiosamente una de sus canciones lleva el título "Para el fin del mundo o el Año Nuevo". El inicio de un nuevo año se hizo fin.
Tenía sólo 37 años de edad, una breve discografía compuesta por 3 compactos ("La llorona", "The living road" y "Lhasa"), unos ojos rasgados y una voz que alguien ha calificado de "ancestral".
Lhasa de Sela era para mí una voz mágica y evocadora. Mientras escribo estas líneas escucho algunas de sus canciones, su "Con toda palabra". Su modo tan singular de interpretar, su música mestiza y sus letras fuera de lo común acompañan como pocas la Soledad y el Encuentro (con uno mismo y con los demás).



• El programa de Radio 3, Músicas posibles recupera el concierto que Lhasa ofreció en el festival "La Mar de Músicas", Cartagena, en 2004:

Músicas Posibles: Lhasa de Sela (09 enero 2010)



• Necrológicas:
Público 04/01/10
El País 05/01/10
El País 11/01/10

2 comentarios:

Pablo Alcázar dijo...

Parece como si esa voz lo pudiera todo contra la muerte, pero...

Ognuno sta solo sul cuor della terra
trafitto da un raggio di sole:
ed è subito sera.

Salvatore Quasimodo

Manzanares Ruiz dijo...

Efectivamente, Pablo. Nadie ni nada nos libra de la Parca que a todos iguala.
Gracias por el comentario y por los versos.
Por cierto, me mantengo fiel a tu blog aunque las prisas y el trabajo acumulado en los últimos meses del año me hayan impedido hacer pública mi opinión sobre tus siempre interesantes textos.
Ana